Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

LA PARROQUIA DE BOCAIRENT CEDE LA CAPA PLUVIAL DE SAN JUAN DE RIBERA A UNA EXPOSICIÓN SOBRE EL QUIJOTE EN TOLEDO

La capa pluvial de San Juan de Ribera data del siglo XVI y tiene un valor histórico muy importante, ya que fue donada a la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Bocairent (Valencia) el 20 de febrero de 1597 por San Juan de Ribera, Arzobispo de Valencia, cuando el Patriarca Ribera visitó la Parroquia

La parroquia la Asunción de Nuestra Señora, en Bocairent, ha cedido uno de los objetos más valiosos de su museo parroquial para la exposición “Moda Española en el siglo de Oro”, que ha organizado la Junta de Castilla la Mancha con motivo del 400 aniversario de la segunda parte de El Quijote y del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes (en 2016), que tendrá lugar en Toledo. Se trata de la capa pluvial de San Juan de Ribera.

La capa pluvial de San Juan de Ribera data del siglo XVI y tiene un valor histórico muy importante, ya que fue donada a la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Bocairent (Valencia) el 20 de febrero de 1597 por San Juan de Ribera, Arzobispo de Valencia, cuando el Patriarca Ribera visitó la Parroquia.

La exposición tendrá lugar en Toledo entre el 19 de marzo y el 14 de junio. El comisario de la misma es Rafael García Serrano, especialista de reconocido prestigio que ha sido también director del Museo del Traje en Madrid y ahora del museo que acogerá esta exposición.

La exposición incluirá piezas procedentes de distintos puntos de España y también de otros países europeos, como Portugal, Francia, Hungría, Italia y Suecia.

La capa que durante la exposición se podrá visitar en el Museo de la Santa Cruz de Toledo fue restaurada en el año 2013 por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, de la Diputación de Valencia, una actuación que supuso una inversión de 14.981 euros. Los trabajos de restauración tuvieron como objetivo paralizar el deterioro de la pieza, que depende del envejecimiento propio de los materiales constitutivos, del tipo de estructura del tejido, las técnicas de ornamentación y de factores externos, así como su uso frecuente en la liturgia.