Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

EL MUSEO MUNICIPAL DE EL PALOMAR INCORPORARÁ A SU COLECCIÓN UN BILLETE LOCAL DE LA ÉPOCA DE LA GUERRA CIVIL

Al finalizar la guerra, el gobierno de Franco no admitió estos billetes locales y no sirvieron para nada, de ahí que la mayoría de ellos se perdieran para siempre. La casualidad ha hecho que rescatáramos esta pieza de incalculable valor como testimonio de nuestra historia como pueblo.

El museo municipal de el palomar incorporará a su colección un billete local de la época de la guerra civil. Y es que, ha resultado que un hecho casual ha descubierto la existencia de un trozo de historia del pueblo. Después de que Milagros Descals enseñara su colección de monedas han encontrado casi por casualidad un billete local del Palomar de la época de la guerra civil.

Durante la Guerra Civil, más concreto el año 1937, existe una carestía de moneda, lo que en algunos lugares produjo la emisión de billetes y monedas "de necesidad" que permitieron las transacciones diarias dentro del ámbito de la población. Estos son llamados "billetes locales de la Guerra Civil". Estos billetes de necesidad local incluían las emisiones hechas durante la Guerra Civil por ayuntamientos, municipios, juntas, ahorros y hasta comercios locales. Eran mucho más comunes en el campo leal a la República que en la zona controlada por el ejército franquista. Sus diseños no son muy trabajados en general, como es normal en tiempos de guerra. En la mayoría de los casos son simple papel o cartón, impreso a una tinta de color sencillo y a menudo con un sello estampado que proporciona una seguridad "extra" de autenticidad.

Aunque estos billetes circularon poco, es muy interesante el hecho de que la gente prefiriera pagar con estas piezas de papel que con "dinero real".

La emisión de billetes de necesidad, aunque fuera muy generalizada en Cataluña, no lo fue tanto aquí, donde mayoritariamente fueron emitidos en poblaciones de cierta importancia (Albaida, Elche, Gandía, Sueca, Valencia, Carcaixent, Alzira, etc.) No es extraño también verlos en pueblos pequeños, pero en cualquier caso es indicador de la existencia de una salud económica que no quedaba satisfecha con el circulante corriente.

Al finalizar la guerra, el gobierno de Franco no admitió estos billetes locales y no sirvieron para nada, de ahí que la mayoría de ellos se perdieran para siempre. La casualidad ha hecho que rescatáramos esta pieza de incalculable valor como testimonio de nuestra historia como pueblo.

Por último, Milagros Descals ha accedido a dejar en depósito el billete (que es de su propiedad). A partir de ahora se expondrá en La Sala Museística municipal, junto con el resto de piezas descubiertas en la intervención del Castillo.