Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

EL YACIMIENTO ÍBERO DE MOIXENT RECIBE MÁS DE 15.000 VISITAS ANUALES

Una de las principales actividades que se realiza en la Bastida de les Alcusses es el fin de semana de puertas abiertas que tendrá lugar los próximos 26 y 27 de septiembre.

Unas 15.000 personas acuden cada año a visitar este importante poblado situado en Moixent y de esta forma conocer su cultura. Además, de los turistas durante todo el año se organizan visitas guiadas para escolares y asociaciones.

Una de las principales actividades que se realiza en la Bastida de les Alcusses es el fin de semana de puertas abiertas que tendrá lugar los próximos 26 y 27 de septiembre.

Durante estos dos días se llevan a cabo representaciones teatralizadas en el poblado que sirven para dar a conocer a los espectadores personajes de la época, cómo vivían y trabajaban de una forma más divertida y visual.

Los visitantes pueden interactuar con los personajes y adentrarse en el poblado íbero gracias a las más de 30 personas que se encargan de su organización, tanto del servicio de investigaciones prehistóricas como desde el Ayuntamiento de Moixent.

Además, el Museu de Prehistòria de Valencia cuenta con una sala de Cultura Íbera que recoge los principales hallazgos que durante todas estas décadas se han recopilado en este yacimiento.

Entre todos los elementos precedentes de la Bastida que se pueden observar en este museo destaca el conocido como guerrero de Moixent, una pequeña figura de bronce que sirve de imagen para este municipio de la Costera

Por cierto que, los arqueólogos del Museu de Prehistòria de Valencia han realizado excavaciones durante estas últimas semanas en la Bastida de les Alcusses de Moixent. Ya son 16 años de forma ininterrumpida en los que los profesionales trabajan en este poblado íbero y siguen obteniendo nuevos detalles importantes para conocer su cultura.

En esta campaña se han descubierto nuevos datos sobre el abandono final del poblado. Los expertos ya sabían que los íberos que habitaron en Moixent dejaron la Bastida debido a un conflicto violento con otro poblado.

«Ahora hemos encontrado restos de un incendio muy potente en varias habitaciones y parte del derrumbe de una casa donde se pueden observar estructuras domésticas. Además, hemos descubierto un telar quemado pero que se podrá recuperar ya que conserva piezas de madera y otros detalles importantes», explica el codirector de la excavación, Jaime Vives-Ferrándiz.

Durante las tres semanas del mes de agosto en el que los profesionales han estado en el terreno también han podido sacar a la luz detalles sobre la complejidad de las construcciones que había en este poblado.

«Otro dato importante es que existen estructuras anteriores a la construcción de la muralla, ahora tendremos que investigar más sobre este tema», comenta Vives-Ferrándiz.

Los arqueólogos valencianos están trabajando en la muralla oeste ya que éste poblado es muy grande y su trabajo debe ser muy meticuloso. Así, después de que las primeras excavaciones comenzaran en 1928 y durante las últimas décadas no se haya parado de trabajar, todavía no se ha llegado a excavar más de la mitad del poblado situado en la Serra Grossa de Moixent a más de 700 metros de altura.

«La Bastida da para muchas generaciones de arqueólogos», afirma el codirector de las excavaciones que año tras año consiguen descubrir nuevos datos sobre la cultura íbera que habitó en esta zona de la Costera.

Y es que el trabajo de los arqueólogos no sólo se centra en las excavaciones. Tras éstas necesitan muchos tiempo para investigar y recuperar todo lo que va aportando la Bastida. Así, este año se ha presentado el resultado de la restauración de un conjunto de armas de cinco guerreros que se descubrieron en las excavaciones realizadas en 2010.

Este importante hallazgo ha servido para documentar un ritual único en la arqueología ibérica consistente en la disposición intencionada de las armas, ofrendas y vasos cerámicos todo ello quemado junto a las estructuras de madera y hierro de la puerta y sellado bajo una capa de tierra.