Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

EL JUZGADO ARCHIVA LA INVESTIGACIÓN DEL INCENDIO DE LA TORRE DE LES MAÇANES QUE CAUSÓ LA MUERTE DE UN BRIGADISTA DE LA POBLA DEL DUC

El fuego se desató el 12 de agosto de 2012 en un paraje ubicado en el término municipal de la Torre de les Maçanes y acabó con la vida de dos trabajadores que participaban en las tareas de extinción, un agente medioambiental y un brigadista, natural de La Pobla del Duc, que murió horas después en un hospital, así como heridas a otros dos.

El juzgado de Instrucción 2 de San Vicente del Raspeig ha archivado la investigación del incendio forestal que causó la muerte del brigadista Emilio abargues, natural de la Pobla del Duc, y un agente medioambiental en La Torre de les Maçanes, , al no apreciar "ilícito penal".

El incendio ocurrió el 12 de agosto de 2012 y, según un auto facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), estaban imputados tres mandos del Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante por dos presuntos delitos de homicidio por imprudencia. El auto los exculpa ahora tras el informe favorable de la fiscalía.

El auto entiende que no concurre la necesaria relación de causalidad entre la actuación de los imputados y el siniestro, por cuanto la acción consistente en detener el convoy a mitad del camino y prender un fuego técnico para lograr frenar el frente principal no se ha comprobado que creara un peligro jurídicamente desaprobado o, lo que es lo mismo, comportare la infracción de un deber de cuidado.

La juez de San Vicente fundamenta su decisión en un informe del Grupo Operativo de Investigación de Incendios Forestales de la Consejería de Gobernación y Justicia.

Ese documento establece que ese cortafuegos no está considerado "inadecuado al fin pretendido" ya que se ejecutó "a una distancia no inferior a 400 metros del frente principal y no generó riesgo alguno para las partes".

Dicho informe concluye, además, que las llamas que alcanzaron a las víctimas "no procedían del frente principal que se pretendía atajar ni del fuego provocado a través de la cuestionada quema técnica" sino que, al parecer, "se originaron aisladamente, de forma súbita y a una velocidad de propagación inusitada y no previsible".

Para los especialistas en la investigación de incendios forestales de la Generalitat, fue precisamente esa "circunstancia sorpresiva la causa del desastre" y no concurrió, por tanto, "negligencia alguna atribuible a los mandos imputados".

El fuego se desató el 12 de agosto de 2012 en un paraje ubicado en el término municipal de la Torre de les Maçanes y acabó con la vida de dos trabajadores que participaban en las tareas de extinción, un agente medioambiental y un brigadista que murió horas después en un hospital, así como heridas a otros dos.