Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

LA BASTIDA DE LES ALCUSSES ABRE SUS PUERTAS PARA DAR A CONOCER EL COMERCIO Y EL INTERCAMBIO IBERICO

Por otra parte, el poblado ha recreado la época ibera con sus indumentarias y maneras de vivir. También ha organizado talleres didácticos y lúdicos para el público infantil especializados en epigrafía, demostraciones de artesanía y visitas dramatizadas, entre otras actividades.

La Bastida de les Alcusses ha abierto sus puertas al público en unas jornadas organizadas por el Museo de Prehistoria de Valencia y el Ayuntamiento de Moixent, en colaboración con asociaciones y empresas locales, para dar a conocer el comercio y los intercambios de la Edad Antigua. Entre los visitantes se encontraba el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, que han realizado el recorrido junto al alcade de Moixent, Teofilo Fito, y la alcaldesa de Vallada, Maria José Tortosa.

La visita ha consistido en hacer un recorrido a lo largo del yacimiento. Los miembros del Museo de Prehistoria de Valencia han establecido una serie de paradas con personajes que han representado a los antiguos íberos y que, imitando su modo de hacer comercio e intercambio, "han mostrado al publico la historia antigua de una forma didáctica y divertida”, según ha comentado el diputado de Cultura, Xavier Rius. "Es una oportunidad que tienen las familias de venir aquí cada año a conocer nuestra historia, la de nuestros antepasados, y nuestra cultura desde dentro”, ha manifestado.

Para la jornada se han seleccionado una serie de materiales que aparecieron hace apenas un mes en el yacimiento y que proceden del comercio y del intercambio, como las cuentas de pasta de vidrio, una cadena de oro, cerámica ática pintada, copas y ánforas con productos de calidad, sobre todo, salazones.

Las cuentas eran elementos decorativos elaborados con pasta de vidrio que se obtenían a partir de la fusión de silicio, sodio y cal, y contenían aceites perfumados. Por su exotismo eran muy apreciados por los íberos. Se producían por toda el área de influencia púnica, si bien Ibiza actuaba como punto de distribución de estos y otros productos del mediterráneo.

Por su parte, las cadenas de oro eran objetos de lujo, únicos, que se utilizaban para sujetar el peinado de las jóvenes. Eran piezas exclusivas y las utilizaban las élites como regalo para cerrar pactos y uniones entre iguales. No se conoce su procedencia pero es probable que se elaboraran por algún artesano influenciado por los joyeros griegos.

También se han encontrado objetos cerámicos griegos que se utilizaban para el consumo del vino. Es diferente de las cerámicas ibéricas por el color negro y brillante de su superficie, y por la decoración de figuras que aparecen en algunas de ellas. Eran valoradas por su calidad y exclusividad. Procedían de Grecia, en concreto de la zona de la Ática y del sur de Italia.

Entre otros materiales también se han encontrado ánforas, envases comerciales y de transporte de los productos más comunes de la antigüedad. Su diseño alargado y de base apuntada permitía optimizar el espacio de carga en barcos y carros.

Por otra parte, el poblado ha recreado la época ibera con sus indumentarias y maneras de vivir. También ha organizado talleres didácticos y lúdicos para el público infantil especializados en epigrafía, demostraciones de artesanía y visitas dramatizadas, entre otras actividades.