Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

LA UNIÓN DE Ciudadanos Independientes Progresistas de Albaida denuncia la deuda del Ayuntamiento de Albaida

Según la organización existe una guerra de Partidos en la población, que perjudica a los vecinos.

Según la organización existe una guerra de Partidos en la población, que perjudica a los vecinos.

Vicente Gomar, alcalde socialista de Puebla del Duc y presidente de la Mancomunidad, reprocha en algunos municipios de la Vall, y especialmente en Albaida, gobernada por Compromís, su insoportable morosidad, que pone en peligro uno de los servicios básicos mancomunados: la recogida de la basura.

Pero Vicente Gomar y el secretario general de los socialistas en la comarca (alcalde de El Palomar y asesor de Jorge Rodríguez en la Diputación), Jordi Vila, no deberían olvidar tampoco que el PSOE estuvo gobernando Albaida durante la pasada legislatura 2011-2015 y que algo de responsabilidad tendrán también en este asunto, según afirman desde Ucip. El peligro es real y afecta no sólo a Albaida, sino a todo el Valle. La insolidaridad de Albaida puede poner en grave riesgo, incluso, la continuidad de la propia Mancomunidad de Municipios.

Josep Albert, alcalde de Albaida, responde con la misma canción desde hace ya cinco años: el problema no lo la han causado ellos, Compromís, sino los gobiernos anteriores del PSOE y del PP. Pero, sin embargo, dice estar "estudiando" la forma de liquidar esta deuda histórica.

Ya son cinco años, mucho tiempo para estudiar cualquier asunto y no haber aportado aún ninguna solución. Al contrario, no sólo no se liquida la deuda, sino que se incrementa: Albaida diez facturas por la recogida de la basura de los años 2014 y 2015 (500.000 euros generados mientras gobernaban juntos PSOE y Compromís, y ahora sólo Compromís, que se suman a los 1.200.000 euros que dejó el PP para facturas de los años 2008 a 2011), que, sin embargo, los vecinos de Albaida pagan puntualmente.

Una deuda de 1.700.000 euros por parte de un solo Ayuntamiento, el de Albaida, afecta a la calidad del servicio en todo el Valle. Y, contrariamente a lo que afirma el alcalde de Albaida, impide que el servicio se preste con normalidad, ya que esta deuda es el responsable de que por parte de la empresa concesionaria del servicio no se repongan los contenedores de basura rotos ni se incremente su número cuando hay nuevas necesidades. Y afecta también a la calidad del servicio y los propios trabajadores de la empresa, RECISA, que cobran sus salarios tarde y mal y ven peligrar su puesto de trabajo.

Esta deuda de Albaida con la Mancomunidad de 1.700.000 euros puede ocasionar un gravísimo problema de salud pública si no se pone remedio inmediatamente a esta situación insostenible. No es justificación aceptable alegar que la deuda la han ocasionado gobiernos anteriores del PP y del PSOE, porque el descubierto, desgraciadamente, no es de esos partidos ni de los que dilapidaron el dinero recaudado para este servicio en otros proyectos, sino del Ayuntamiento y en última instancia de los vecinos, de los contribuyentes, que tendrán que soportar como se vuelve a pagar de nuevo con los impuestos (a razón de 290 euros por habitante de la ciudad), algo que ya se había abonado.

¿QUE SOLUCIONES propone UCIP EN 2011 EN ESTE PROBLEMA?

1º.- Ceder el cobro de los recibos por este servicio BÁSICO y ESENCIAL de recogida de la basura a la propia Mancomunidad o, en su caso, en el Servicio de Recaudación de la Diputación de Valencia (ingresando los importes, en este último caso, directamente en la cuenta de la Mancomunidad), para evitar posibles desviaciones del dinero a otros fines, por el sistema de caja única que caracteriza a las entidades locales. Como el importe recaudado trimestralmente era mayor que el coste efectivo del servicio, el remanente se destinaría a saldar la deuda.

2º Paralelamente, solicitar de la Diputación que parte de las subvenciones que se conceden anualmente al Ayuntamiento de Albaida para inversiones (el Plan PPOS, por ejemplo) se hiciera en efectivo, ingresando directamente a la Mancomunidad para ir amortizando parte de la deuda, como propone algún Ayuntamiento de la Vall d´Albaida.