Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

XÀTIVA DA DE BAJA RECIBIDOS INCOBRABLES POR VALOR 1’3 MILLONES DE EUROS

Según explica el regidor, la actual corporación está trabajando para depurar el stock de recibos impagados. Esto puede suponer la anulación de entre 4 y 5 millones de euros en recibos pendientes, declarados ya como incobrables al proceder de ejercicios como 2004 o 2005.

El Ayuntamiento de Xàtiva ha iniciado el procedimiento para regularizar la cantidad de recibos impagados heredados de la corporación anterior. En concreto, el actual equipo de gobierno contabilizó 12’7 millones de euros en recibos pendientes, la mayoría procedentes del periodo 2005-2010, la época en que el presupuesto municipal se disparó previendo unos ingresos que nunca se han producido. De hecho, esta acumulación de recibos pendientes se genera por una previsión excesiva en los ingresos.

El proceso ha empezado con la anulación de 1’3 millones de euros de recibos del impuesto de circulación de vehículos; 714.000 € de recibos prescritos entre el año 2006 y 2012 y 491.000 € de recibos fallados de entre 2013 y 2016. En total, van a anularse cerca de 12.000 recibos.

Al emitir unos recibos que nunca se cobrarán, el Ayuntamiento, a corto plazo, dispone de unos ingresos “ficticios” que acaban generando una deuda comercial y, finalmente, la necesidad de recurrir a préstamos bancarios para cubrir las facturas que se han gastado sin haber realizado los ingresos previstos.

Para el regidor de Hacienda, Ignacio Reig, “en esta emisión irresponsable de recibos, está el origen de una parte de la deuda municipal. Durante años, Alfonso Ruso contabilizó recibos de empresas insolventes, de vehículos fuera de uso o de ciudadanos muertos. Esto le permitía computar una cantidad muy superior a la que finalmente ingresaba, generando así una carencia de liquidez que ahora estamos pagando a través de los préstamos de Plan Montoro “.

Según explica el regidor, la actual corporación está trabajando para depurar el stock de recibos impagados. Esto puede suponer la anulación de entre 4 y 5 millones de euros en recibos pendientes, declarados ya como incobrables al proceder de ejercicios como 2004 o 2005. Además, figura cantidad de empresas y particulares desaparecidos, entre mercantiles que ya no funcionan, ciudadanos extranjeros que han vuelto a sus países de origen o nacionales muertos.