Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

El COR implantará compostadores en los pueblos de menos de 100 habitantes

Conseguir producir y tratar el menor número de residuos. Ese es el objetivo y el reto medioambiental de las administraciones gestoras de los mismos. Es por ello que una de las apuestas a corto plazo del Consorcio V 5-COR es por los biorresiduos y la potenciación del compostaje doméstico y comunitario.

De hecho, el objetivo ya se ha conseguido en uno de los 93 municipios de las 5 comarcas que conforman el COR, en Carrícola, en la comarca de la Vall d'Albaida, siendo el único municipio con una planta de compostaje. Experiencia que ya se está trasladando a Bocairent, también de la Vall, y a la Font de la Figuera, en la comarca de la Costera. Allí, se hace una recogida selectiva de la fracción orgánica generada en cada hogar. El Ayuntamiento ha instalado dos contenedores de madera donde los vecinos depositan la basura orgánica y restos de jardinería. De allí se traslada a los compostadores donde estos residuos se transforma en abono que son utilizados en huertos y campos, cerrando de esta manera el ciclo. Así, los residuos que los vecinos de Carrícola depositan en la bolsa gris es la mínima.

Es cierto que la implantación de este proceso es mucho más sencillo llevarlo a cabo en municipios como éste, en los que hay menos de un centenar de habitantes. Pero como la realidad del COR es que el 86% de los municipios tienen menos de 5.000 habitantes censados y en doce de ellos, menos de cien, la idea es, según explica el gerente del COR, Sergi Pérez, que en unos seis meses se cuente ya con 12 islas de compostaje, una en cada uno de esos micromunicipios y también en las pedanías de los pueblos mayores, como es el caso de los de Xàtiva, Torre de Lloris, Anahuir y Sorió.

El proyecto es, sin embargo, más ambicioso, porque el aprovechamiento de la materia orgánica y los biorresiduos se quiere, a medio plazo, extender a los grandes productores, como son supermercados, establecimientos hosteleros u hospitales, entre otros.

Básico para la implantación de esta estrategia son la concienciación y la formación. Para ello, según indica el gerente, se han puesto en marchas varios programas. Uno de ellos dirigido a los escolares. Así en las 226 escuelas de las cinco comarcas se van a llevar a cabo programas de Compostaje, para lo que cuentan con más de 100.000 euros de inversión, gracias a la subvención que han conseguido del Ministerio de Agricultura, precisamente por impulsar la agenda de reducción de residuos orgánicos. «Esta formación escolar puede conllevar un impacto importante en las familias y en la forma de tratar los residuos en los hogares», subraya Sergi Pérez.

Además, se ha constituido la Comisión de Biorresiduos, que preside el alcalde de La Font de la Figuera, Vicent Muñoz, a través de la que se programan Jornadas para abordar este tema y también para formar a los vecinos de las poblaciones donde se quiere implantar el compostaje. «La gestión de los biorresiduos se ha convertido en una prioridad en la gestión de COR, impulsando la recogida diferenciada de la fracción orgánica de los 93 municipios, pero también obtener compost de primera calidad, estableciendo sinergias con nuestros agricultores en un esquema de economía circular», asegura Pérez. El resultado positivo es doble, porque, con este medida, se consigue reducir la basura que se transporta a los vertederos y también se reduce el consumo de abonos químicos.

Y es que precisamente uno de los principales problemas con los que cuenta el COR es la no disponibilidad de planta de tratamiento de residuos próximo, por lo que las 135.000 toneladas anuales de residuos que se producen en los 93 municipios de las 5 comarcas tienen que ser transportadas a otras plantas de la Comunitat, como Guadassuar o Algimia de Alfara, entre otras. Eso supone un coste tanto desde el punto de vista económico, que se refleja en la tasa que paga cada ciudadano, como medioambientalmente puesto que el transporte deja una huella de dióxido de carbono equivalente a 547 viviendas, es decir, se contamina mucho.

El objetivo del COR es conseguir contar con al menos tres plantas de residuos en las distintas comarcas para poder tratar sus residuos. Lo que sí se tiene claro es que el modelo a seguir no es el proyecto en Llanera de Ranes. La nueva directiva del COR solicitaba su paralización al considerar que no era viable desde el punto de vista técnico, puesto que la idea es crear una infraestructura multiplanta «más acorde con los tiempos, más innovadora». Pero tampoco viable dado el rechazo social que provocó el anuncio de esta planta de Llanera.

El presidente del COR y alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, asegura que están a la espera de que la Conselleria de Medio Ambiente apruebe el nuevo Plan Integral de Residuos (PIR) que suspenda la ejecución del proyecto de Llanera de Ranes y podamos diseñar un Plan de Gestión y Tratamiento de residuos, indicando dónde y cómo queremos las nuevas plantas.